El Yin y el Yang de la adolescencia. El desafío personal.



El mundo, como todos sabemos, ha cambiado mucho. Los más jóvenes siguen las corrientes de la moda y se identifican con su tribu siguiendo las tendencias que la mayoría de las veces crean ellos mismos. Reconozcamos que son geniales en sus composiciones.

Quizá tenemos la impresión de que todo va demasiado deprisa. Los éxitos musicales cambian rápidamente en las listas, los estilos de música se reinventan continuamente, la tecnología avanza con las horas, la moda y sus derivados nos llevan a galope creándonos muchas veces algún que otro estado de ansiedad. Y los jóvenes sobretodo, son los que muchas veces acusan el estrés que todo éste ritmo social impone.

Cada vez a edades más tempranas, muchos jóvenes están solicitando de sus padres, ayuda para poder hacerse algún tipo de cirugía. La genialidad por un lado, de la que son capaces a la hora de crear estilo, por otro los lleva a problemas de autopercepción, de autoestima o de tipo alimentario.

Hoy en día la Asesoría de Imagen ha dado un paso muy importante. Nuestra ayuda está siendo considerada imprescindible en muchas partes del mundo, y en éste caso por muchos progenitores, que han descubierto en ésta aplicación, todo un sistema de cambios y propuestas en la imagen personal, para ayudar a sus hijos.

Cuando éstos jóvenes descubren que conociendo la estructura de su cuerpo, pueden corregir las zonas que menos les gustan, y potenciar aquellas que les agradan más, y que no necesitan pasar por quirófano, a no ser que sea algo verdaderamente necesario, la vida ya empieza a sonreírles de otra manera.

Y es que, en la magia de la Asesoría de Imagen, no solo se gestiona el cambio exterior de las personas, sino que trabajamos también desde el interior, proporcionándoles técnicas y conocimientos de desarrollo personal y con ayuda de nuestro personal cualificado, trabajamos la autoestima y otro tipo de problemas derivados que otorgarán un pasaporte hacia lo que más desean, su felicidad.